dilluns, 27 de juliol de 2009

HUÉSPEDES SIN INVITACIÓN

Su corazón latía desbocado.
Estaba seguro de que había visto girar el tirador de la puerta.