dilluns, 27 de juliol de 2009

ÓSCAR Y ALFONSO

Sabía que era el momento de devolverlos.
Las orugas se deslizaron suavemente por su mano al escribir "adiós".